El Corredor Vasariano: el pasadizo del Gran Duque

 

El Corredor Vasariano (en italiano Corridoio Vasariano) fue realizado en 1565 en tan solo 5 meses por voluntad del Gran Duque de Florencia Cosme I. El arquitecto fue Giorgio Vasari, que ya había llevado a cabo el proyecto de los Uffizi. El pasadizo se construyó en ocasión de la boda del hijo del Gran Duque, Francisco, con Juana de Austria, hermana del emperador Maximilano de Hasburgo. Es un pasaje elevado que junta las dos orillas del Arno: empieza en el Palazzo Vecchio, residencia granducal, entra a los Uffizi, lugar de la administración florentina controlada por Cosme I, cruza el Ponte Vecchio y termina en el Palazzo Pitti, última residencia de los Medici, comprada por Eleonora de Toledo, esposa de Cosme. La idea de un pasaje “secreto” y privado había nacido porque Cosme I quería moverse libremente por la ciudad sin el peligro de atentados a él o a su familia, ya que, sobre todo en el primer período de su reino, Florencia todavía mal aguantaba el nuevo gobierno ducal que había abolecido la antigua República florentina.

El Ponte Vecchio es famos en todo el mundo por sus joyerías. Pero no siempre fue así, ya que a partir del 1442 el gobierno florentino decidió que las carnicerías tenían que reunirse en el puente para salvaguardar el decoro y la limpieza de la ciudad y alejar así a los carniceros de los palacios de la nobleza y de la burguesía. Hasta cuando el segundogénito de Cosme, Ferdinando, ordenó en 1593 que las tiendas de los carniceros fueran remplazadas por las de los orfebres, puesto que el nuevo Gran Duque  poco apreciaba los malos holores de un comercio tan vulgar como el de las carnes por debajo de su corredor.

Entre las curiosidades alrededor del corredor hay la visita oficial que Mussolini y Hitler hicieron en Florencia en 1939, visitando también el célebre pasaje. Las ventanas centrales fueron abiertas justo en esta ocasión, para que Hitler pudiera admirar la belleza de Florencia através de aperturas más grandes de las simples ventanillas circulares originales. Parece que la caminata arriba del puente fue tan agradable para el Fhürer que es posible que ésta fuera la razón para la cual el Ponte Vecchio fue el único que se salvó de la dinamita de las trupas alemanas en retirada de Florencia. De hecho el Ponte Vecchio fue el único que no fue destruido y el Corredor Vasariano, en los últimos meses de la Segunda Guerra Mundial, era el único punto de conexión norte-sur de la ciudad, así como se ve en la película Paisà del maestro del Neorealismo Roberto Rossellini.

Hoy el Corredor alberga una magnífica colección de autoretratos de célebres pintores, entre los cuales Velázquez, Chagall, Rubens, Ingres, Rembrandt, y muchísimos más.  El proyecto “Nuovi Uffizi”, ya en acto, implica también la recuperación total del corredor, que por el momento está abierto solo para pequeños grupos de visitantes, que volverá a desarrollar su antigua función de unir Uffizi y Palacio Pitti, las dos realidades museales más grandes de Florencia. Cuando estén terminadas las obras ¡no habrá que perderselo!

Si quieres más informaciones sobre la visita del Corredor Vasariano y de la Galería de los Uffizi escríbenos a francesca@fantasticflorence.com!